Buscar este blog

8 de octubre de 2008

POTENCIAS EMERGENTES I--RUSIA (ANTECEDENTES)




Los siguientes posts los dedicaré a hablar acerca de las potencias emergentes que parecen levantarse ante el ya evidente, por la crisis, declive occidental, y empezaré hablando sobre Rusia, el enemigo histórico y tradicional de EUA. Ya anteriormente hablé sobre China, al comenzar los Juegos Olímpicos, pero ahora toca hablar sobre la potencia eslava que tras la debacle vivida en los años 1989-1991, iniciada con la caída del muro de Berlín y culminada con la debacle del Imperio Ruso que había subsistido setenta años con el nombre ideologizado de "Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas" y que llevó a una década de los 90, presidida por Boris Yeltsin, que fue, simplemente, para olvidar, bajo un régimen inundado de corrupción, titubeante y enfermo como su titular, con la peste de los intereses oligárquicos y la amenaza de un desmembramiento aún mayor con el separatismo checheno.





Pero, como en toda historia, debemos empezar por el principio para entender qué podemos esperar del resurgimiento ruso, iniciado en 1999 con el advenimiento de Vladimir Vladimirovich Pútin al misterioso palacio amurallado del centro de Moscú, el Krémlin.









Se dice que cuando Napoleón estaba en su lecho de muerte, irónico dijo: "Les heredo dos monstruos: Rusia y Estados Unidos", esto no lo dijo en trance profético, sino consciente de la realidad del momento surgido tras su derrota: Rusia, lidereada por el Zar Alejandro I Pavlovich Romanov se había erigido como la gran vencedora tras que el cruel invierno de 1812-1813 sepultara a la mayor parte del "Gran Ejército" napoleónico, quedando como el verdadero árbitro del continente y sólo contrarrestado por Inglaterra, mientras los rusos se hicieron con el control del "hinterland" euroasiático, los ingleses quedaron dueños de los mares. Entre tanto, la distracción napoleónica había servido a la sobrevivencia y consolidación de EUA como país independiente, tras un fallido intento de reconquista por los británicos, que no pudieron tomar en serio la Guerra de 1812-1814 en la que pudieron quemar la Casa Blanca mas no controlar a plenitud a su antigua colonia y debieron abandonar la empresa ante la amenaza del corso. El crecimiento de EUA como nueva potencia quedaba seguro, aislado de los conflictos europeos.




Pero Rusia era ya percibido en 1815 como un peligro, como un Estado extraño a Europa a la que quería pertenecer, y sobre todo, como un Imperio regido por déspotas crueles y sanguinarios, un pueblo sometido y acostumbrado a la esclavitud y para colmo, bárbaro aún, pese a que el Zar y sus cortesanos acostumbraran hablar francés y asumir los modos de vida occidentales como retrata muy bien León Tolstoi en "La Guerra y la Paz" y que no era percibido por los europeos más que como una práctica de esnobismo.




Los origenes de esta visión, que no carece totalmente de justificación radica en la historia rusa, la cual es particularmente violenta y sangrienta, que parece una sucesión interminable de genocidios perpetrados por los propios gobernantes en contra de su pueblo. Todo comenzó cuando el vikingo sueco Riurik, en el año 862 es proclamado rey o Gran Duque por los eslavos de las riberas del Volga (un bárbaro gobernando a otros bárbaros) en lo que hoy es Ucrania y se funda la primer gran dinastía rusa, los Rurikovich que reinarían hasta el siglo XVII en que se extinguiría dando paso a los Romanov.




Rusia se convierte al cristianismo, pero al cristianismo ortodoxo por influencia del Imperio Romano Oriental en el siglo X bajo el reinado del Gran Duque Oleg, que reside en Kiev actual capital de Ucrania (de ahí que el nacionalismo ucraniano no sea más que un invento de inicios del siglo XX explotado por los comunistas primero y después por los intereses detrás del desmembramiento soviético) y con éste llegan dos factores importantísimos para la evolución posterior de Rusia: el Cesaropapismo, esto es, el sometimiento de la Iglesia al poder político y la "Christomímesis" practicada por los césares de oriente, que actuaban como verdaderos representantes de Dios en la Tierra, lo que llevó a plena realización el absolutismo imperial iniciado con Diocleciano. Si bien en el Imperio Romano esto era limitado por el vigor de su sistema jurídico y el sometimiento de la autoridad a la Ley, en la Rusia primitiva del Derecho consuetudinario no existían estos límites, y el gobernante se vió pronto rodeado de un halo sobrenatural y considerado como el "batiushka", el padrecito del pueblo.




Después Rusia pasó por una creciente expansión de su pueblo sobre las llanuras inmensas de Asia, lo que llevó a una división feudal: Rusia era entendida como un pueblo o una entidad única, pero dividida políticamente en varios principados, gobernados cada uno por un miembro de la familia Rurikovich: Kiev, Novgorod y a partir del siglo XIV, Moscú. Pero también sometidos al poder de los mongoles, el Khanato de la Horda de Oro o el Khanato de Kazán entre otros de los reinos mongoles contribuyeron a jalonar la historia rusa en una serie interminable de luchas y contiendas, además de las invasiones suecas y de los Caballeros Teutónicas, repelidas por uno de los primeros grandes gobernantes rusos: Alejandro "Nevski" (llamado así por la derrota que infligió a los suecos en el río Neva) que reinó desde Novgorod, para que, después de él, su hijo trasladara la capital del Gran Principado Ruso a Moscú, aunque también, Daniel Alexandrovich Rurikovich "Kalita" o "monedero" se caracterizaría por ser un fiel y brutal instrumento de los mongoles para la cobranza del tributo.



La construcción del Imperio Ruso no se daría efectivamente sino con la obra de los tres primeros zares y miembros más grandes de esta primer dinastía principesca: Iván III el Grande, Basilio III e Iván IV el Terrible. el primero de ellos contrajo matrimonio con la última princesa del Imperio Romano Oriental: Zoe, hija de Tomás Paleólogo, hermano del último emperador romano: César Constantino XI Paleólogo Dragasés Augusto. Con este matrimonio, Iván proclamó solemnemente que, ante la caída de Constantinopla bajo el poder islámico en 1453, Moscú se convertía en la nueva capital imperial de la verdadera cristiandad (la Ortodoxa) y asumía las insignias imperiales: el águila bicéfala, adoptada desde la época de Diocleciano como emblema de la división del Imperio en la tetrarquía: las dos cabezas significaban a los Augustos y las dos garras a los Césares de aquel particular sistema de gobierno y sucesión, pero que después simbolizó a Roma y a Constantinopla, partía a volverse el símbolo de las pretensiones universales del nuevo imperio, mismo que carecía de fronteras naturales: los Montes Urales y los grandes ríos como el Volga no son sino pequeños accidentes en una llanura inmensa que va desde el río Elba en las actuales fronteras entre Alemania y Polonia hasta el Océano Pacífico y hasta topar con el río Amur al sur, y con China. Los Rusos no tenían obstáculo alguno para su expansión salvo los mongoles islámicos y paganos al este y los pueblos persas y turcomanos islámicos al sur, o los católicos Lituanos y Polacos al oeste.



Iván III proclamó: "Moscú es la Tercera Roma y no habrá una cuarta" y aunque no sería su nieto el "Terrible" quien adoptaría oficialmente el título, él comenzó a ser llamado "César" que en ruso se pronuncia "Tsar" deformado en español como Zar y así asumía las pretensiones de ser el nuevo heredero de Augusto, con quien, por supuesto no tenía la más remota relación; aún así, los Rurikovich se fabricaron una genealogía fabulosa, que sería propia de Dan Brown, donde emparentaban con la casa de David de Israel y a la vez, con la dinastía troyana de Príamo, continuada a través de Eneas, Rómulo y en los Julio-Claudios romanos, así como en el primer emperador cristiano Constantino, aunque más tarde sí hubo parentezco entre Rurikovich y otras dinastías romanas como los Comneno y evidentemente, los Paleólogo.



Iván III se independizó de los mongoles y empezó a derrotarlos y a someterlos, obra que continuó su hijo Basilio III y que culminaría su nieto Iván IV, el más famoso de los zares, quien exigió una coronación imperial con el rito romano-oriental, logró que el Patriarca de Moscú lo fuera de todas las Rusias y se enfrentó a la nobleza y los últimos estados mongoles como Kazán, fue el verdadero centralizador del poder y fundador del Estado nacional ruso, y continuó la política de su padre y abuelo de acercarse a la lejana y herética Europa occidental católica y ya también protestante, pudiendo incluso llevar artistas del renacimiento italiano a Rusia, que embellecieron Moscú y el Kremlin, que dejó de ser un palacio de madera para volverse el imponente y tenebroso recinto de murallas rojas de hoy, así como edificó la Catedral de san Basilio en honor del Stárets u hombre santo así llamado que le vaticinó algunos hechos de su reinado.



Iván IV es el símbolo de lo negativo de Rusia y de cómo ha sido gobernada: un tirano paranóico, encerrado perpetuamente tras las murallas del Krémlin, que de niño ejecutaba perros aventándolos desde las torres, entregado a la "agüita" fermentada de centeno, el vodka, genocida que mandó exterminar poblaciones enteras que no le obedecían, como sucedió con los comerciantes de Novgorod que ejercían el comercio con Occidente, pero que, al temer que la ciudad fuera un punto de entrada a las ambiciones externas, la arrasó y encerró a Rusia en sí misma, creó el Estado militarista y policiaco con el primer servicio secreto de la historia, cuyos miembros lucían en los desfiles una cabeza de perro: símbolo de fidelidad total al zar y una escoba, símbolo de su capacidad de barrer con todo lo que encontraran a su paso.



el Terrible llegó a matar a su hijo y heredero en un acceso de furia. Todas las noches recorría los pasillos del Krémlin dando gritos, entre sus hazañas estuvo el haber violado a varias jovencitas, haberlas embarazado y a los 9 meses haber matado él mismo a los niños. Tras su muerte, el hijo que le sobrevivió fue un retardado mental y después vino la extinción de los Rurikovich. Tras un periodo de incertidumbre y desórdenes y la agresión polaca a Rusia que se saldó con la efímera ocupación del Krémlin, los nobles rusos designaron a Miguel III Romanov como nuevo Zar al iniciar el siglo XVII, con lo que inició esta dinastía de tan trágico final.


Vino después Pedro I "el Grande" quien viajó a Occidente y buscó adoptar la tecnología y el modo de vida europeo en Rusia, así como buscó convertir a este país en una potencia europea e interferir en los asuntos de Europa: Rusia, así, y en una forma similar a la Turquía de Atatürk en los años 20, el coloso eslavo traicionó su natural vocación como potencia asiática para convertirse en un intruso permanente en Occidente, un Occidente que nunca ha aceptado ni aceptará a Rusia como parte de su civilización, porque, sencillamente, no lo es: los mismos hechos de gobierno de Pedro ilustran esto: ordenó la modificación de las costumbres, prohibiendo las tradicionales vestimentas de pieles y brocados de inspiración mongola y china de los rusos para adoptar la moda francesa, el que no quisiera, se enfrentaba con la muerte, prohibió la barba poblada tradicional bajo pena de multas y si continuaba la resistencia: la muerte, construyó a San Petersburgo con la mano de obra de los siervos de la gleba, institución que en Europa desaparecía, pero que en Rusia cobró más fuerza, muriendo muchos de los trabajadores, que no percibían salario alguno, de hambre, frío y enfermedades. Conquistó territorios a Polacos y Otomanos y emprendió progromos o matanzas sistemáticas de los sometidos, hizo que los cortesanos aprendieran bailes europeos y la música barroca, pero continuó con las tradicionales borracheras que acababan en ruidosas pendencias con saldo de muertos y heridos, no toleró ninguna oposición, y al igual que Iván el Terrible, mató a su propio hijo haciéndole azotar hasta la muerte, y como muestra última de su natural brutalidad y poder ilimitado repudió a su primera esposa para casarse con la cónyuge de un tabernero que fue convenientemente ejecutado. No contento con ello, a su muerte, la tabernera le sucedería en el trono como Catalina I.

Así, superficialmente Rusia parecía un coloso europeo donde se abría paso la cultura, pero en el fondo siguió siendo un imperio asiático donde el absolutismo monárquico llegó al Totalitarismo, las semillas para el futuro triunfo del Comunismo soviético habían sido sembradas, pues el Estado, encarnado en el Zar era dueño de vidas y haciendas. Otro de los rasgos que se fijaron y que continúan hasta el día de hoy es el militarismo de la sociedad. Pedro cometió el mismo error que después cometería Stalin y lo sigue cometiendo Putin: creer que el poderío de una nación se constituye únicamente por la fuerza militar: el Ejército Rojo (la palabra que significa rojo y hermoso en ruso es la misma) inspirado en el modelo disciplinado y feroz prusiano desde un principio nació como un ejército imponente, una máquina inmensa de destrucción en que, al desarrollo de armamentos se sumaba la naturaleza salvaje de los soldados rusos, que en su inmensa mayoría carecían de preparación y debidainstrucción, incluso de equipamiento, pero que ante la perspectiva de los saqueos en las campañas y del acicate del látigo de los oficiales y la constante amenaza de morir a manos de los propios compañeros al menor signo de cobardía o retirada se volvió un temible oponente en cualquier contienda y un azote para su propio pueblo: así lo comprobaron los suecos de Carlos XII, los musulmanes otomanos, los polacos, las tropas de Napoleón y la Wermacht hitleriana.

Aún hoy en día, y desde los tiempos soviéticos, el único desarrollo tecnológico importante ruso es la industria de armamentos, son su único producto manufacturado digno de exportación, lo que ha hecho al AK-47 el arma de fuego que más vidas ha cobrado en todos los tiempos y que equipa desde ejércitos a delincuentes. Entre tanto, mientras el Estado zarista, comunista y actualmente "putinista" (aunque parezca un adjetivo de doble sentido) gasta dineros y energías en desarrollar armas y reforzar al ejército, la población vive lisa y llanamente en una pobreza evangélica, exceptuando a las elites, cuando no en la absoluta miseria, pero la población acepta esta situación, cualquier sacrificio es soportable si así lo dice el líder y si eso resulta bueno para la "Santa Madre Patria".

En las fuerzas armadas rusas, por otro lado, son frecuentes las torturas y muertes de los nuevos reclutas, incluso de conscriptos que hacen su servicio militar a manos de sus superiores en "ritos de iniciación" en el ejército, lo que hace que muchos padres intenten mediante sobornos y dádivas evitar que sus hijos hagan el servicio, pues son muchos los que mueren o quedan lisiados.

El régimen soviético no fue realmente un rompimiento con el zarismo, siguió siendo un régimen opresivo que continuó colonizando Siberia con el infierno de los Gulags, mucho peores que los campos o colonias penales imperiales, con la intervención del Estado en todos los aspectos de la vida, prohibiciones y el más absoluto terror: las hambrunas provocadas en Ucrania y las purgas genocidas de Stalin son un ejemplo tenebroso de esto. La población dejó de servir a los nobles para servir al Estado. Y por supuesto, la idea imperial subsistió, pero al cristianismo ortodoxo como factor de cohesión social se le sustituyó el comunismo, verdadera "religión laica" con visos también universalistas y doctrina de salvación incluida: el escudo adoptado, en vez del águila bicéfala, una hoz y martillo sobre un globo terráqueo resultaba bastante ilustrativo de esta ansia imperialista, que se extendió hasta América con Cuba como satélite y el régimen sandinista en Nicaragua sostenido con las armas y dineros soviéticos.

El culto a la personalidad se mantuvo, como antes al Zar, ahora al Secretario General del Partido Comunista se le levantaban monumentos, retratos colosales y se le veneraba como el batiushka, el lejano, compasivo y paternal gobernante, ajeno a la maldad de los funcionarios locales responsables de todos los abusos: las ancianas besaban las manos de Stalin como de jóvenes lo habían hecho con Nicolás II y a ambos se les saludaba como: "Padre de los Pueblos" el propio Stalin, al igual que el último zar, siempre vestía uniforme militar aunque sus credenciales en ese rubro fueron tan limitadas como las de "Nicky". Los grandes generales como Zhukov lucían medallas y condecoraciones como los antiguos militares zaristas, los antiguos palacios imperiales, como el Krémlin, el palacio de Livadia en Crimea y otros, fueron usados como residencias o lugares de descanso de las autoridades comunistas, quienes además, como nueva nobleza, la nomenklatura ocuparon el palco de honor del Teatro Bolshoi. Tener títulos como comisario del partido o coordinador del mismo, equivalía a los antiguos de conde o príncipe; y es que en cierta forma, sí había habido una lucha de clases: los principales líderes revolucionarios como Lenin, Trotsky o Felix Drerzinzky eran todos de la nobleza rural de provincias, pero nobles al fin, que se levantaron contra la nobleza cortesana de San Petersburgo. Stalin no, él era hijo de un zapatero, y por ello era despreciado por el culto y refinado Trotsky.

La caída del sistema comunista no dolió tanto como la pérdida de las otras 14 provincias del Imperio Ruso conquistadas a lo largo de 300 años de aventura imperial: Rusia quedó reducida a las fronteras que tenía a inicios del reinado de Pedro el Grande y en medio del caos económico y étnico más absoluto. El gobernante encargado de llevar la trancisión fue Boris Yeltsin, un alcohólico (lo que no es novedad, casi todos los gobernantes rusos han sido alcohólicos, con la excepción de Putin, Gorbachov y Nicolás II) irresoluto, que se contentó con ser un títere de las políticas hegemónicas estadounidenses, mientras antiguos funcionarios del partido aprovechaban la ola privatizadora y sus nexos con el bajo mundo para convertirse en los oligarcas.

En este contexto es que se da el surgimiento de un "hombre fuerte" de un mesías providencial dispuesto a convertirse en el nuevo batiushka ante la artera traición de Gorbachov y de Yeltsin, un hombre que volviera a poner las cosas en su sitio y gobernara con puño de hierro, y lo más importante: que planteara la recuperación del Imperio.

Ese hombre apareció en la persona de Vladimir Vladimirovich Putin, antiguo agente de la KGB y nieto del cheff de la corte del Kremlin en la época de Stalin, y quien tras un oscuro pasado en el que, ante la caída del sistema soviético estuvo a punto de entrar a trabajar de taxista en su natal San Petersburgo al quedar desempleado, estuvo destinado para iniciar el lento camino al resurgimiento, lo que explica el renacimiento del culto a la personalidad, que quizá tiene su más patética expresión en el videoclip y la canción con que inicia este post, ante la politización, en favor del régimen, de un mundo de la farándula ruso que imita, al igual que con Pedro el Grande, la fachada externa de la farándula occidental, pero al estilo ruso, es solo un instrumento de propaganda y adoctrinamiento al pueblo.

En un próximo post hablaré acerca de el proyecto de Putin y los peligros y beneficios del resurgimiento ruso.




13 comentarios:

Martin el Blogger dijo...

la familia rurikovich se estingui completamente??

YORCH dijo...

La rama principal o directa de descendientes de Riurik se extinguió totalmente, lo que provocó que se dieran los "Tiempos Turbulentos" caracterizados por la anarquía y la lucha entre los boyardos o nobles por el poder y la injerencia polaca y lituana, por lo que se eligió a Miguel Romanov como Zar; sin embargo, todas las familias de la alta aristocracia rusa emparentaron con los Rurikovich, empezando por los Romanov, por lo que, en esas familias y que hayan sobrevivido a la Revolución y que fueron al exilio, sigue presente la descendencia del caudillo vikingo fundador de la Rus de Kiev.

YORCH dijo...

E incluso, en familias de la nobleza y realeza europea hay sangre ruríkida, pues esa familia emparentó con aquellas durante los tiempos medievales.

salvador dijo...

hola, que tal me llamo salvador...veo que usted esta bien informado de la cultira rusa, solo tengo una pregunta...actualmente hay un sñor q se llma HUGO NORBERTO CABRERA RODRIGUEZ DE RURIKOVICH, que dice ser el soberano ral de la familia y hasta se adjudica muchos cargos mas, dice tener entre sus hijos a su principe heredero LUIS DANIEL JUNIOR CABRERA RODRIGUEZ DE RURIKOVICH, ahora si usted dice que dicha dinastia se extinguió... es este soberano un farsante? ok muchas gracias espero su respuesta, mi correo es salvador_dulanto@hotmail.com

YORCH dijo...

Estimado Salvador:

La extinta fue la rama principal de los Riurikovich, misma que era la casa de Moscovia, pero hay que recordar que otras ramas reinaron en otras ciudades o regiones de Rusia o que descienden de Riurik vía materna así, hay familias que son descendientes de aquel jefe vikingo o varego: los Dolguruky, o los Gagarin (como el cosmonauta), los Volkonsky y otras 2 ramas, que conservan en su escudo el halcón descendente, símbolo de Riurik y hasta la corona imperial del zar.

En cuanto al personaje que mencionas, he visto su página web y es probable que sí sea descendiente, tiene incluso una patente de hidalguía expedida por la iglesia ortodoxa, los Riurikovich emparentaron con casas nobiliarias de toda Europa, directa o indirectamente lo que bien pudo llegar a España y de ahí a Argentina, habría que revisar su genealogía y su autenticidad.

salvador dijo...

Ok..., lo q pasa tambien es q hay una familia de orden bonaria: Los Mosquera, esta familia especialmente un señor, el soberano de la dinastia Tadmur, y otras siglas q no recuerdo lo denuncia constantemente de farsante, y todas estas denuncias y contradenuncias q tambien el señor Hugo Norberto le hace esta en la pagina de la revista interviú, ahora, yo tuve contacto con su hijo q reside aqui en Perú, su hijo Luis Daniel, el supuesto heredero y entablamos una amistad por chat ,ambos somos contemporáneos en la edad como 16 años y el me dijo pasado el tiempo q su "padre" era un farsante y vil mentiroso, me dijo q usaba esa web inventada para captar muchachos y hacerles sabe dios que, y q yo casi caigo... porfavor YORCH, si no fuera molestia quisiera q segun su criterio me afirme o me niegue esto, le agradesco.... salvador--

YORCH dijo...

Bueno, es muy probable que sí haya mucho de farsa en esto,sin embargo, esto no quita que posiblemente sí tenga algún origen aristocrático; es como lo que ocurre aquí en México con los poco más de 1000 descendientes del emperador azteca Moctezuma II; una parte de la familia imperial quedó en México y lucen los apellidos Moctezuma o Barragán y otros, algunos de ellos se desempeñan actualmente en la política, el gobierno o la academia, entre tanto, las ramas españolas de la antigua familia imperial han, por un lado, reclamado al Gobierno Mexicano la millonaria pensión que desde la época colonial se le pagaba al jefe de la Casa de Moctezuma y que el Presidente Abelardo L. Rodríguez dejó de pagar en 1933 y por otro, han protagonizado fraudes y estafas, como es el caso de un tal Guillermo III de Moctezuma, información que se puede encontrar en Internet, la cosa es que en la actualidad la nobleza se ha devaluado mucho, además de que ¿qué parentezco se puede alegar de una familia que perdió un trono hace 500 años? ¿qué ventajas puede dar? Lo mismo vale para los Riurikovich y sus diversas ramas sobrevivientes hasta la fecha, tras 400 años de dominio Romanov primero y Comunista después, dispersión y residencia en países extranjeros... si los propios Romanov actuales no son más que puros "hijos de vecino" residentes en EUA, Rusia, Inglaterra o Australia, y sólo han pasado 100 años de su derrocamiento, ¿qué más puede esperarse de un Riurikovich? claro, bien puede emplear su lejanísimo y diluido parentezco para acciones deshonestas, fraudes y demás y entonces debe procederse en su contra. O igual, debería de investigarse su genealogía y descubrir el fraude.

Anónimo dijo...

hola a todos del blog bueno no se si esto sea una mentira de todo lo q comentan, pero yo fui amigo del tal llamado luis daniel cabrera rodrigez el y yo fuimos amigos por el chat me conto muchas cosas personales y cosas super importantes q no las puedo decir por q si en verdad existe esto le afectaria mucho,}me conto una sarta de cosas pero bueno despues de eso , unos chicos me contactaron y me dijeron q todo lo que luis daniel me decia era mentira y que el no existia asta la fecha no encuentro nada de evidencia para demostrar que el existe pero el punto es que si es un impostor tratando de conseguir chicos y no se que cosas hacerles. me conto toda su vida al decir toda me refiero a toda, ok si alguien tiene alguien quiere preguntarme algo les dejo mi correo ok suerte
skin-cute@hotmail.com

Der Aufdecker dijo...

We know HUGO NORBERTO CABRERA RURIKOVICH, he is genuine, we have found sufficient evidence, even the sons of Hugo Norberto are known to us, no one has told there such a thing!
What do we know that a Mr. Bentler not descended from the noble family of Itter, it looks as if he had faked his family tree and the geology and very well because he is a forger and manipulated!

Anónimo dijo...

Hola, yo tambien conoci al tal Luis Daniel Junior, y tambien entablamos una amistad por chat, nunca supe si era real o no, pero ahora con esta informacion estoy mas que interesado en saber si era un fake o no.
cualquiera que quiera charlar un rato sobre esto les dejo mi msn: amdral96@hotmail.com

Anónimo dijo...

Ola a todos sigo esta pagina desde que Salvador me menciono que existia y comento... y sobre lo que mencionan de que si existo o no esta en cuestion a los que enverdad me conocen y corrijo algo de skin-cute@hotmail.com yo no soy el impostor tratando de conseguir chicos eso es para mi "padre" yo mencione ello ya que uno de los guardaespaldas del mismo me lo comento y con eso descubri lo que hacia en realidad para demostrar que si existo tengo mis documentos y mi partida de nacimiento ahora que mi tio Valeriy Viktorovich Kubarev entro al poder Hugo Cabrera lo dejaron fuera de todo ya que lo encontraron muchas pruebas ilicitas y eso mi tio lo menciona en una pagina y pues de paso como soy de la familia me ponen el nombre mas yo nunca participe ni quise ni quiero ni querre estar con alguien a la cual solo le importa el dinero y eso lo saben las personas que me conocen y rodean por ahora yo solo quiero vivir como una persona normal comun y corriente y eso lo pedi en una comunicacion con mi padre que quiero ser independiente y el acepto y se que aunque haya pedido eso siempre me seguira los titulos de principe pues cualquier duda me pueden hacer llegar yo estare siempre al tanto aca de todo lo que digan y gracias Yorch por esta gran nota de la casa Rurikovich...

Anónimo dijo...

Lo siento Yorch por estos dimes y diretes en tu blog, pero acá hay algo más que una dinastía rusa.

YORCH dijo...

Siento no publicar los últimos comentarios que han formulado, pero este Blog no es ni para publicitar pleitos amorosos entre homosexuales o denunciar casos de pederastria, si tienen conflictos o problemas de este tipo, por favor acudan ante las autoridades correspondientes en su país.